¿Qué diferencia hay entre propaganda y lavado de cerebro?

¿Qué diferencia hay entre propaganda y lavado de cerebro?. La esencia de la propaganda son los lemas y las exhortaciones repetidos sin cesar en un ambiente de crisis pública. La gente tiende a aceptarlos, sobre todo si se siente alineada y carente de datos veraces. La propaganda es muy eficaz en tiempos de guerra.

En cambio el lavado de cerebro provoca una extrema distorsión de los procesos mentales y sólo es eficaz en circunstancias especiales, como cuando la persona está encarcelada o en manos de secuestradores. Se considera que los captores usan como resorte los sentimientos de culpabilidad, presente en la mayoría de las personas. El cautivo, privado de sueño, alimento e intimidad, y atenido a sus captores para satisfacer las necesidades más elementales, es presa fácil de la persuasión. Para completar el proceso, los manipuladores recurren día y noche a interrogatorios agotadores.

Los efectos del lavado de cerebro suelen ser provisionales, e incluso hay quienes nunca ceden a ellos. Un prisionero de guerra quizá no acepte jamás la ideología que sus captores quieran imponerle, o, si por efecto del estrés la acepta, la desechará al ser liberado.

Vea también ¿Puede un pueblo ser controlado por drogas que alteran la mente?

Deja un comentario