¿Puede un pueblo ser controlado por drogas que alteran la mente?

¿Puede un pueblo ser controlado por drogas que alteran la mente?. En Un mundo feliz, pesimista visión de un futuro estado totalitario, el novelista Aldous Huxley pinta una sociedad en la que a todo el mundo, desde la infancia, se le da una droga que favorece la sumisión a la autoridad porque estimula los centros cerebrales del placer.

En la vida real no es tan sencillo controlar a la gente. Aunque a un dictador se le ocurriese poner una droga en los depósitos de agua de las ciudades –lo que es ya inconcebible-, no se saldría con la suya, dicen los especialistas. En general, sólo en un medio cerrado, como en cárceles y manicomios, puede forzarse a la gente a tomar una droga.

Entrada en “¿Puede un pueblo ser controlado por drogas que alteran la mente?

Deja un comentario