¿Por qué a veces la gente no ayuda cuando debería a hacerlo?

Está claro que, sencillamente, ciertas personas no sienten lo que la gente normal; por defecto cerebral o por alguna otra anomalía, no se “sintonizan”: no sienten el dolor ajeno, ya sea físico o moral. Pero por fortuna son muy pocas.

Más comunes son las personas normales y decentes que alguna vez omiten ayudar a quienes lo necesitan y que, al recapacitar, lo lamentan. En el infame caso de Kitty Genovese, ocurrido en la ciudad de Nueva York en 1964, 38 personas pudieron haber evitado un crimen y no lo hicieron; nadie sabe el porqué. Desde hace siglos los filósofos (y hoy día los psicólogos) buscan la explicación de este fenómeno.

Por regla general, cuanto más conocemos a una persona, más dispuestos estamos a ayudarla; no dudaríamos ni por un instante si es un ser querido, pero lo pensamos dos veces si es un extraño, y más todavía si no se parece a nosotros.

Lo raro es que, cuanto mayor sea la cantidad de gente que presencie una urgencia, menor será la ayuda que reciba la víctima. Los mirones tienden a pensar que alguien más se tomará la molestia de ayudar y que, por lo tanto, ellos no tienen que hacer nada. Este fenómeno de dilución de la responsabilidad parece explicar el caso Genovese.

Por último, la “sintonía” tiene dos caras: al sentir el dolor de otra persona podemos reaccionar compasivamente, pero también podemos salir corriendo o procurar, de un modo u otro, suprimir el sentimiento de aflicción.

Y si la persona necesitada de ayuda nos parece repelente (sucia, sangrante o ebria), es posible que ayudarla nos parezca muy difícil. Y si, en efecto, no la ayudamos, buscaremos justificarnos con una serie de “razones” (los psicólogos las llaman racionalizaciones) para evitar sentir remordimientos: “No era tan grave como parecía”, “Se lo merece”. Esto último es lo que los psicólogos denominan “culpar a la víctima”.

2 thoughts on “¿Por qué a veces la gente no ayuda cuando debería a hacerlo?

  1. Hola, desde luego que tiene razón, en televisión salen muchos casos de agresiones delante de multitudes de personas, que miran el espectáculo por llamarlo de algún modo, y no hacen nada, yo no se que haría en esa situación, pues nunca me a ocurrido nada parecido,pero espero no actuar con indiferencia.
    Felicidades por vuestra página, me gusta mucho saber sobre cosas misteriosas, el porque de las cosas y demás.
    Un saludo :)
    • Muchas gracias por tu comentario, cada persona es un mundo, y el misterio está en cada uno de nosotros, porque nadie sabe como va a actuar en una situación semejante.

Deja un comentario